Carlos Humberto Rivera Fernandez

El mágico lente de Carlos Rivera Fernández

  • Una vida entre platillos, vinos y serpientes

Por Leonardo Jiménez Campos

PERIODISTA

Su vida transcurre entre el bullicio de la ciudad, el atender paladares exigentes en su trabajo en el Club Unión en San José y el húmedo silencio de las zonas más inhóspitas de Costa Rica. Un amante desde niño de las serpientes que con el tiempo quiso inmortalizarlas con su lente.

La pasión por la gastronomía surge de forma empírica ya que su padre  fue mayordomo de la Embajada Británica. Es en la sede diplomática  donde comienza a trabajar  para ganar un ingreso extra, aprende a cocinar hasta que se convierte en su fuente principal de ingreso. Actualmente tiene 30 años de laborar en el Club Unión y a lo largo de los años se ha capacitado en alta cocina. Desde hace varios años administra la parte de alimentos y bebidas del reconocido Club Social.

Entre platos y serpientes

Mezcla su rutina diaria entre su trabajo en el Club Unión con el paseo húmedo en nuestros bosques como fotógrafo de serpientes.

Inició su paso por la fotografía en la Universidad de Costa Rica (UCR) con cámaras de rollo marca Laica cuando se realizaban las tomas y se enviaban a los laboratorios de revelado. Su primera cámara fue una Pentax K 1000 una joya para quienes tuvieron la oportunidad de utilizar estas máquinas para captar momentos inolvidables.

Aun mantiene su predilección por los equipos marca Pentax ya que admira su resolución, nitidez y color.

Su primer contacto con estos singulares reptiles se dio a los 5 años cuando en sus visitas regulares a las pozas del río Durazno en el Alto de Guadalupe, San José era normal verlas merodear las orillas del cuerpo de agua.

Falsas corales, sabaneras y bejuquillos eran entre otras las especies que sin temor alguno tomaba con sus manos y hasta llevaba a su casa ante la mirada de asombro de sus amigos de infancia. Su curiosidad le hizo comprar luego un libro de Clorito Picado, el primero de su género escrito en el país en los años 20. Hoja tras hoja sus ojos degustaban cada dato, rasgo y comportamiento de los reptiles, detalles que magistralmente detalló Don Clorito en su obra.

Posteriormente conoce a Don Jesús María Jiménez Porras científico prominente propulsor de los sueros antiofídicos. Junto a él su pasión por los ofidios aumenta y encuentra en la fotografía su forma de captar en detalle y en su ambiente natural su tan temida belleza.

Un temor infundado

 

“Los mitos y cuentos en la población han ocasionado que las eliminen causando graves daños a los ecosistemas. Estos animales al igual que otros solo atacan para defenderse de una agresión y con nuestro trabajo fotográfico e información detallada de cada especie logramos generar mayor sensibilización en los pobladores donde es común encontrarlas” destacó Rivera.

Su trabajo lo realiza en distintas zonas del país apoyado por el Instituto Clorito Picado de la Universidad de Costa Rica (UCR) y la UNESCO.

A sus 55 años ha publicado varios libros entre ellos Guía de las Serpientes en Costa Rica (2009) y Serpientes Guía Ilustrada para Costa Rica (2015).

Actualmente es fotógrafo del Instituto Clodomiro Picado, colabora en campañas de protección de las serpientes y escribe e ilustra con sus gráficas revistas y boletines especializados en el tema.

Captando el entorno

Poco a poco su pasión por el detalle fotográfico de los ojos, escamas y rostros de las serpientes se amplió a su entorno inmediato y el vivir diario de los pobladores de zonas donde es común observarlas.

Rostros humanos, las manos en plena labor o el movimiento son captados mágicamente por la lente e inmortalizados en la imagen o el papel.

Actividad artística

Ha expuesto en distintas galerías tanto dentro como fuera del país y recibido reconocimientos por su trabajo tanto científico como en la fotografía artística.

Recibió un premio por parte del Museo de Moya Austria a la mejor biografía visual por su obra El abuelo zapatero. La gráfica fue expuesta en el museo de MOYA Viena y posteriormente en UNOV en la sede de Naciones Unidas, Austria. Actualmente se expone en el Teatro Nacional, Costa Rica.

Diario La Nación: Temor de la gente amenaza a las serpientes.

Proyectos Behance: Fosiles vivientes.

Youtube: Serpientes de Costa Rica: