Distanciamiento social, acercamiento espiritual.

Pasara.. tengamos FEHoy día, si comprendemos a conciencia la situación del mundo sometido por la pandemia, nos daríamos cuenta de que, el distanciamiento social al que hemos sido llamados, es a la vez y claramente lo más elocuente, para el acercamiento espiritual.

Jamás podríamos creer, ni por asomo, que lo que está ocurriendo sea un castigo divino. Aunque bien es cierto, que el hombre está destruyendo el planeta, y la sociedad no entiende los frecuentes mensajes, que la naturaleza le envía constantemente. Al cumplir fielmente la cuarentena, es una forma de amar a nuestro prójimo y de  descubrir nuestra propia divinidad y, a su vez, nuestra conexión con la Luz.

Aprovechemos el recogimiento para hacer autoconciencia. Así, nos daríamos cuenta de que todos tenemos mucho que corregir, para comprender cual es nuestra función en este mundo.

Toda la humanidad se encuentra en un mismo problema que debe resolver, esperemos que podamos salir mejores, más unidos y fortalecidos de estos duros momentos. Pero para ello, es menester el valor espiritual sobre el mental , para elevarnos sobre el cuaternario,  alcanzando así la compasión divina.

Demos gracias al Altísimo por vivir en un país lleno de grandes valores, que nos permitirá salir bien librados de la pandemia, gracias a nuestra auténtica democracia y a nuestra Autoridades del Estado costarricense.

No aflojemos, falta poco, ¡todo saldrá bien!

 

Autor: Rafael Manzanares Benavides