Historia de la Masonería en Costa Rica

LA MASONERIA EN COSTA RICA Un medio como Internet, no llenaría el objeto que se propone, si en él no figuran todas las Instituciones humanitarias, de beneficencia, de socorro mutuo y las de índole social que revisten positiva importancia. De la cultura de Costa Rica habría de juzgarse incorrectamente si al mundo no se le hiciese saber que dentro de los confines de este país podemos vivir tranquilamente todos los hombres de buena voluntad, cualesquiera que sean sus creencias religiosas o sus ideas respecto a los medios de obtener el perfeccionamiento físico y moral de las sociedades.

Tomando esto en cuenta, vamos a ocuparnos ahora de la Masonería en Costa Rica, desde su fundación hasta nuestros días.

La Francmasonería fue introducida a Costa Rica en 1.865, cuando el Gran Oriente Neo-Granadino expidió con fecha 28 de junio del propio año, la carta patente a la Respetable Logia Caridad Nº 26, para trabajar en San José. Después, en 1867 se estableció la Logia Unión Fraternal Nº 19, bajo los auspicios de la Gran Logia de Cuba.

En 1.870 existían además de las Logias arriba mencionadas, las Logias Esperanza y Fé. El 9 de enero de 1871 se fundó el Supremo Consejo de Francmasones, y de éste aceptaron nuevas cartas de las Logias existentes y otras que fueron constituidas en esta República, entre los años de 1871 a 1875, y que fueron las siguientes: Caridad Nº1, Esperanza Nº 2, Fé Nº3, Unión Fraternal Nº7, Progreso Nº 9, Maravilla Nº 12, Sincera Amistad Nº 18, Desengaño Nº 14, Concordia y Porvenir.

En 1.875, el Gran Oriente de Centro América (Guatemala), expidió Carta a las siguientes Logias: Regeneración Nº 6, (en San José 1888), Unión Fraternal Nº9 (Limón 1892), La Luz Nº 12 (San José 1897), La libertad Nº 15 (San José 1898), La Phoenix (Limón 1899). De todas estas La Luz y La Phoenix trabajaban en Inglés.

El 07 de Diciembre de 1899, La Fraternidad Costarricense convino en construir un Cuerpo Administrativo para las Logias Simbólicas, y entonces se fundó la MUY RESPETABLE GRAN LOGIA DE COSTA RICA, siendo su primer Gran Maestro el Q.·.H.·. Gillot.

La fundación de la Masonería en Costa Rica, tuvo su origen en un viaje que el Q.·.H.·. Pbro. Dr. Francisco Calvo realizó al Perú, en donde se encontró con unos Sacerdotes Masones y allí fue iniciado como masón a invitación de ellos. Cuando el Q.·.H.·. Francisco Calvo regresó a Costa Rica, se une a otros masones que ya residían en el país y fundan la Respetable Logia Caridad Nº 26, para lo cual la carta constitutiva que había de servirles para su fundación, fue otorgada el 28 de junio de 1.865 por el Gran Oriente Neo-Granadino. Desde su fundación hasta nuestros días, la Masonería Costarricense ha contado entre sus miembros, con personas muy destacadas en nuestra sociedad. Su servicio a la comunidad es indiscutible. Podemos poner como ejemplo al siempre bien recordado Q.·.H.·. y Pbro,

Dr. Carlos María Ulloa.

El Supremo Consejo Centroamericano, con asiento en San José Costa Rica, fue fundado el 09 de Enero de 1871, bajo las facultades para ello concedidas por el Supremo Consejo Neo Granadino al Q. H.·. Francisco Calvo (Gr.·.33), el 27 de noviembre de 1870, en que se le daban poderes para establecer el Gran Oriente y Supremo Consejo Centro Americano.

Este Supremo Consejo Centroamericano, fue llevado temporalmente a la ciudad de Guatemala, bajo la condición de que había de volver a su Sede Original siete años más tarde, según constancia de los acuerdos tomados por el mismo Consejo el día 7 de julio de 1887, y del documento que copiamos a continuación y que literalmente dice así:

San José de Costa Rica, Diciembre 6 de 1899

Los abajo firmantes, miembros del Consejo Supremo Centroamericano, que tuvo su Sede en esta República y la cual por acuerdo tomado el 6 de julio de 1887, se trasladó temporalmente, a la República de Guatemala, hacemos constar que en virtud del acuerdo citado, El Supremo Consejo Masónico Centroamericano, debía residir en Guatemala por sólo siete años (7 años), transcurridos los cuales volverá nuevamente a Costa Rica, si no hubiera en la Capital de las otras Repúblicas de Centroamérica, miembros bastantes para ocupar los puestos principales. En el supuesto de que si fuera posible que hubiera bastantes miembros del Gr.·. 33 en cada Estado, la Sede del Consejo turnaría por períodos de 7 años en cada una de las Repúblicas o en las que tuvieran suficientes número de miembros .

Los Miembros que compusieron ese Alto Cuerpo, fueron los II.·. HH.·. siguientes:

  • Pbro. Dr. Francisco Calvo Soberano G.·. Comendador
  • Luis D. Sáenz Ten.·. Gr.·. Comendador
  • Francisco Peralta 1er G.·. Representante
  • Joaquín Fernández 2º. G.·. Representante
  • Félix Bonilla G.·. Tesorero
  • Dr. Andrés Sáenz G.·. Sec.·. General
  • Dr. Lorenzo Montúfar Ministro de Estado
  • José Quirce G.·. Maestro de Ceremonias
  • Dr. José María Castro Madriz G.·. Canciller
  • Leoncio de Vars G.·. Hospitalario
  • Manuel Bonilla Porta Estandarte